Quienes somos     Mapa-web     Contacto                 Última actualización: desde el 25 de mayo       FORO
 

ING New York Marathon


Semana de maratones en la que nos acordamos de la bonita experiencia de New York 2011.

Ángel, desde Huesca, nos habla de los 42195.es metros más emblemáticos de la tierra.



Nuestro amigo Ángel lo tiene muy claro:

 

New York, New York! Te lo cuentan…., ves los videos…., te lo imaginas…., pero no. ¡Hay que vivirlo desde dentro!

 

 

El espectáculo comienza en el autobús; 55 adormilados y entusiastas del movimiento 42195.es, intentan relajar tensiones contando batallitas. Llegamos a Staten Island, donde la organización americana se deja notar y empezamos a deambular por los diferentes puestos. El objetivo está claro: “a ver que podemos pillar para mover los dientes”, ya que el zumito del picnic ronronea en el estómago.

 

No hace mucho frío y empezamos a tirar ropa. Me pasa por la mente venir otro año a recolectar lo que otros tiran…..Himno americano con silencio sepulcral, New York..New York de Frank Sinatra y a empezar a darle en el puente Verrazano (por cierto que largo es el jodido).


 

 

Ya venía con la idea de salir a la marcheta e iba provisto de cámara de fotos, pero cualquier idea competitiva que se me hubiera pasado por la mente, desapareció cuando, tras cruzar el puente, entramos en Brooklyn y empezó el estruendo. Miles y miles de personas berreando, animando y empujando como yo no había visto jamás (y tengo unas cuantas muescas en la culata).

 

A partir de entonces (kilómetro 3) me abandoné al bullicio, me dediqué a hacer fotos, a bailar con las 150 bandas que hubo a lo largo del recorrido, y a incitar al público expectante que cuando veían que dirigías el objetivo hacia ellos y les instigabas con los brazos, rugían como posesos.


 

 

El delirio fue ya en Central Park, en la última milla, dónde se adivinaba la admiración en el rostro de la gente; te consideraban un héroe y, claro, pasar de ser poco menos que insultado por entorpecer el tráfico a ser aclamado como un centurión victorioso, pues deja huella.


Tras cruzar la meta todo son ”congratulations”, “good job”, “well done” e incluso reservan las paradas de metro cercanas a la meta para uso exclusivo de los corredores, algo que produce escalofríos solo de pensar el pollo que se montaría si una décima parte de eso lo hiciésemos aquí.

 

 

Con tu medalla de finisher en el cuello, que a pesar de que tú te la quitas en cuanto te la ponen, te dicen que no, que la luzcas mientras estés en NY, que es un orgullo…. Y, ciertamente, así es.

 

Resumiendo, sólo por vivir esos 42195 metros merece la pena el viaje. Si a ello añades el impacto brutal que te produce la ciudad de NY, pues hay que ir si o si.

 

Gracias a 42195.es por hacerlo posible.

 

Gracias a ti Ángel por esta estupenda crónica y por las fotos que nos envías!

 

¿Qué vas a hacer el próximo 4 de noviembre de 2012?

Si quieres vivir esta experiencia con 42195.es, puedes informarte en Preservas New York Marathon 2012.

 Patrocinadores

Casa Rural Quopiki

Qcesta

Booking

foro

YouTube

new york marathon